El discurso de Cristina

0 comentarios

Por dónde empezar… Tal vez por decir que Cristina, en el discurso de ayer, se posicionó como nunca en esa tradición vitalista del pensamiento y de la acción política. Esa tradición que coloca los límites de la intervención en lo que el cuerpo puede. Lo que puede su cuerpo, el cuerpo de la organización política que ella conduce, el cuerpo social que representa como primera mandataria.

Les dejó bien en claro a los que quisieran escuchar que en algunas coyunturas políticas ir más allá de lo que el cuerpo puede es fomentar la descomposición de la organización política y social alcanzada.

Así, hizo referencia a su propio cuerpo cuando sostuvo que “Yo no estoy muerta por volver a ser presidenta, muchachos. Yo ya di todo lo que tenía que dar, a mí no me van a correr. Quiero decirles que estoy haciendo un inmenso esfuerzo personal y hasta físico para seguir adelante; y en todo caso si hay algunos que creen que puede ser mejor otro modelo, que creen que tienen tanto poder para torcer voluntades para que este modelo sea desprestigiado, quiero decirles que conmigo no van a contar”

Se refirió al cuerpo de la organización política al decir “estoy cansada de los que dicen ayudar y vivan el nombre de Cristina y al otro día hacen exactamente todo lo contrario para que esto tenga problemas o se derrumbe”

Y se refirió al cuerpo social al manifestar "debemos comprender que un país no lo puede hacer solamente un Presidente o una Presidenta, se necesita de la responsabilidad y madurez sobre todo de aquellos que comparten este modelo".

En este sentido, y en el contexto de su discurso, es necesario comprender cabalmente qué quiso decir Cristina con su referencia a que no se muere por volver a ser presidenta. No se muere por volver a ser presidenta en un contexto en donde la organización política que ella conduce atenta contra la organización alcanzada por el cuerpo social. Por eso dice que de fortalecerse esa situación no cuenten con ella.

El discurso fue una actualización de aquella archiconocida frase de Perón primero la patria, después el movimiento y después los hombres. En efecto, cuando están primero los hombres sucede lo que Cristina dijo ayer: “Es bueno que se jueguen aunque sepan que por ahí no pueden ganar, porque hay algunos que si no van de ganadores no van, ésos no son políticos, son otra cosa”. Cuando está primero el movimiento el poder lo tienen las corporaciones como también lo manifestó la presidenta.

Pero cuando está primero la patria estamos como estamos ahora: Asignación universal por hijo extendida a las mujeres embarazadas, convenios colectivos y paritarias, crecimiento económico y desendeudamiento, aumento del empleo, etc. 
En las Redes Sociales...

"El discurso de Cristina"

Publicar un comentario en la entrada